El Rito Nacional Mexicano y la Masonería en México

La masonería en México ha tenido por muchas décadas una marcada influencia en diversos aspectos de la vida del país. Esta es la opinión de una vasta cantidad de mexicanos incluidos algunos intelectuales, e inclusive los diccionarios de la lengua española de circulación nacional definen a la masonería como una sociedad u asociación secreta cuyos miembros profesan la fraternidad  y se reconocen entre ellos por medio de signos y emblemas particulares. Agregan que la masonería está extendida por todo el mundo, cuyo origen se encuentra en una cofradía de albañiles (maVon) del siglo XVII, y que en sus comienzos era una asociación de ayuda mutua pero que desde el siglo XVIII ha venido teniendo unos fines marcadamente políticos. Sin embargo, aunque en la actualidad esto último no es del todo preciso, existen razones de diferentes índoles por la cuales se ha llegado a esta conclusión. La verdadera y completa historia de México es una de los principales evidencias al respecto.

Sin embargo, si la influencia política de la masonería ha sido o no de beneficio para la sociedad mexicana es un tema discutible, pues en la masonería misma hay corrientes de pensamiento opuestas en este asunto.

Algunos historiadores afirman que desde principios de los años 1700’s fueron establecidas algunas LLog.'. tanto en Francia como en España. El rito escocés fue traído a Norteamérica por Etiene Morin (Esteban Morin) de Francia y posteriormente se distribuyó en Latinoamérica, pues a Morin se le otorgaron poderes en la ciudad de Burdeos, Francia en 1761, para hacerlo.

La primer evidencia documental que se tiene sobre la masonería en México data del 24 de Junio de 1791, según la cual se celebró una cena del día de San Juan por masones franceses residentes recién llegados de Europa para integrar el equipo del virrey, entre ellos un relojero famoso de nombre Jean Laroche y el cocinero Jean Laussel y otro personaje llamado Duroy, en cuya casa tuvo lugar la celebración. Fueron descubiertos y denunciados a la inquisición por el cura de la parroquia más cercana y lo que se sabe es que cuando menos el H.'. Laussel fue sentenciado a tres años de prisión en África por “hereje y francmasón”.

A partir de este acontecimiento las LLog.'. en México tomaron las medidas necesarias para no dejar rastro de sus TTrab.'. en Log.'. ni de nada que pudiera delatarlos y comprometerlos. De aquí que no hay casi evidencias documentales de si algunos participantes en la guerra de independencia eran o no MMas.'..

Según el historiador José María Mateos existía masonería en México desde antes de 1806, ya que en ese año fue iniciado Don Miguel Hidalgo y Costilla en una Log.'. ubicada en la calle de Ratas N° 4 a la que asistían prominentes integrantes del cabildo de la ciudad de México. Según Castillo, desde finales del siglo XVIII existían en México (La Nueva España), LLog.'. militares de españoles.

De acuerdo al catecismo del Ap.'. del R.'. N.'. M.'., el R.'. E.'. A.'. y A.'. fue el primero que se conoció en México. Según Chism, las primeras LLog.'. aparentemente trabajaban bajo las formas del Rito de York.

Durante la guerra de Independencia (1810-1821) las LLog.'. abatieron columnas  formalmente, pero debieron haber seguido trabajando bajo el formato de LLog.'. militares, ya que solo así se explica que al final de la guerra resurgieron las LLog.'. como hongos después de la lluvia y que personas como Vicente Guerrero, que no tenían edad para ser iniciados antes de la guerra, tenían altos grados al finalizar ésta.

De 1821 a 1825 existieron en México dos tipos de LLog.'. según su tendencia política, unas conservadoras, monárquicas y centralistas formadas por personas adictas al antiguo régimen virreinal, y otras liberales, republicanas y federalistas, conformadas por los independentistas y sus simpatizantes; pero todas trabajaban bajo las formas del R.'. E.'. A.'. y A.'..

Según Reyes Heroles durante la primera parte del siglo XIX, a falta de partidos políticos las LLog.'. Mas.'. hicieron las veces de  partidos políticos. En 1825 las LLog.'. liberales obtuvieron por conducto de Joel R. Poinset (ministro plenipotenciario de los EE. UU. en México) la carta patente del Rito de York, por lo cual empezaron a ser llamados “yorkinos” y los conservadores “escoceses”, términos que hasta hoy siguen usando los historiadores.

Estos dos grupos masónicos no eran los Ritos Escocés y de York tal y como se conocen en la actualidad, sin embargo muestran las principales características compatibles con los de ahora. Los dos grupos llegaron a ser una especie de clubes o partidos políticos en competencia uno con otro y muy divididos entre sí. Los masones del Rito Escocés defendían a los españoles peninsulares residentes, viendo su causa como una prueba de los derechos y garantías individuales que estos tenían. Por otro lado, los Yorkinos atacaron a los gachupines, pues constituían la corriente de pensamiento independentista y liberal.

De esta forma, como los escoceses simpatizaban con el modelo político europeo y los yorkinos con el estadounidense, nueve HH.'. cuyos nombres eran Guillermo Gardette, José María Mateos, Guillermo Lamont, Luis Luelmo y Goyanez, Cayetano Rinaldi, Carlos Rinaldi, Juan María Mateos, Francisco Ocampo y Mariano Rodríguez, cinco escoceses y cuatro yorkinos, buscaron una opción diferente y en tenida solemne efectuada el 22 de Agosto de 1825 se declara legalmente constituido el R.'. N.'. M.'. y se establecen los cinco principios que son sus antiguos límites, a saber:

  1. Que el R.'.N.'.M.'. queda establecido regularmente en derecho, por el que tenían los miembros que lo formaban, masones regulares de ritos aceptados, que dicho rito era por lo mismo, en su régimen interior, libre e independiente de cualquier otro del globo, como lo es la nación mexicana de las demás potencias.
  2. Que el gobierno de este rito residirá en un SUPREMO GRAN ORIENTE Y UNA GRAN LOGIA NACIONAL MEXICANA, y que se considerará como legal cualquier reunión que trabaje bajo las formas del rito sin haber tenido cédula legalizada para ello.
  3. Que los grados masónicos serán los mismos en número que en todos los ritos establecidos y que conforman la masonería universal, es decir, APRENDIZ, COMPAÑERO Y MAESTRO, y los seis altos grados, siendo en total nueve, cuyos títulos designará el reglamento general así como sus atribuciones y deberes.
  4. Que  en cualquier ciudad aunque no fuere capital del estado, si llegasen a reunirse cinco LLog.'. particulares regularmente constituidas con credenciales de grandes logias, se podrá instalar una GRAN LOGIA sin que por eso pueda haber más de una gran logia en cada estado de la república mexicana.
  5. Que la masonería mexicana no tendrá otro objeto que trabajar por despertar en nosotros los sentimientos de la más pura humanidad, y la práctica de todas las virtudes elevando al hombre al nivel del hombre mismo, y enseñar a respetar y amar lo que la virtud y la sabiduría consagran a la humanidad como verdades eternas; estableciendo también en los misterios simbólicos los lazos que unen a los miembros de la Gran Familia para tenerlos siempre reunidos bajo los auspicios de la concordia y la verdadera fraternidad.

Una vez fundado el R.'. N.'. M.'. se procedió a construir el Reglamento General en el que se declaró la independencia y la autonomía del rito, que los masones en él recibidos se denominarían mexicanos y no de otro modo, y que los grados que lo constituyen son:

  • APRENDIZ RECIBIDO,
  • COMPAÑERO,
  • MAESTRO,
  • MAESTRO APROBADO,
  • CABALLERO DE SECRETO,
  • CABALLERO DEL AGUILA MEXICANA,
  • PERFECTO ARTÍFICE,
  • GRAN JUEZ,
  • GRAN INSPECTOR GENERAL DE LA ORDEN.

Ese mismo día, fueron aprobadas las bases de la Constitución Orgánica y del Reglamento General, quedando así instalada la Masonería Mexicana. El 26 de Marzo de  1826 se instaló la primera Gran Logia Nacional Mexicana con el nombre de “La Luz”.

Hacia el año de 1823 el breve imperio de Iturbide había terminado para ser sustituido por una república. En ese período estalló una guerra civil sobre si la república debía ser centralista y conservadora, o bien si debería ser federal y liberal. Los masones Escoceses estaban a favor de la primera mientras que los Yorkinos estaban a favor de la segunda, motivo de la guerra.

Al consumarse la independencia se afiliaron en las LLog.'. del Rito Escocés los generales Nicolás Bravo, Agustín Barragán y otros muchos políticos que formaron el Partido Escocés,  el cuál llegó a tener gran influencia en el gobierno y el congreso.

Al establecerse el régimen federal se creó una nueva asociación masónica, la de los Yorkinos bajo la dirección de Mr. Joel R. Poinsett, ministro de los Estados Unidos de Norteamérica ante el gobierno mexicano. Los principales yorkinos eran Lorenzo de Zavala, Miguel Ramos Arizpe, Gómez Farías, los generales Filisola,  Vicente Guerrero, Arista y otros de ideas liberales.

Al principio las actividades de las LLog.'. se reducían a propagar las ideas liberales, pero después se convirtieron en centros políticos en los que se discutían los asuntos del gobierno: las elecciones, las leyes, los acuerdos del gabinete, a ellas concurrían los diputados, los senadores, los ministros, los gobernadores y toda clase de personas influyentes.

El establecimiento de las LLog.'. fue de gran importancia, porque ellas determinaron la definición de los dos partidos políticos que habrían de disputarse el poder en lo futuro: el liberal y el conservador, que comenzaron a manifestarse desde los primeros años de la vida independiente de México.

De los afiliados al partido Yorkino se derivó el partido popular de los liberales, que combatió encarnizadamente al partido aristócrata de los conservadores, que seguían el Rito Escocés. Su lucha fue larga y terrible hasta que al fin el partido liberal logró vencer al conservador en 1867.

En vista de la preponderancia política que habían adquirido los Yorkinos durante el gobierno de Guadalupe Victoria, los escoceses organizaron un pronunciamiento encabezado por el teniente coronel Manuel Montaño.

Este se levantó en Otumba, México en Diciembre de 1827 pidiendo en su plan la supresión de las sociedades secretas, la expulsión de Poinsett y el cumplimiento de la constitución.

Iniciada la rebelión salió a ponerse al frente de ella Nicolás Bravo, vicepresidente de la república y gran maestro de los escoceses, quién se hizo fuerte en Tulancingo, Hidalgo.

Para sofocar la insurrección el gobierno mandó al general Vicente Guerrero, gran maestro de los Yorkinos quien venció a los rebeldes e hizo prisioneros a Bravo y otros jefes, aplicándose a Bravo la pena de destierro que cumplió en Guayaquil  Colombia.

Esta lucha política entre Escoceses y Yorkinos además de causar la muerte de muchos HH.'. ocasionó la desaparición de ambos ritos en México dejando solo al R.'. N.'. M.'. hasta 1860 en que se volvió a constituir una Log.'. del Rito Escocés en el puerto de Veracruz.

En el Congreso General llevado a cabo en 1833, el R.'. N.'. M.'. decidió iniciar una serie de reformas, una de las más importantes de carácter interno fue incluir a la mujer en la masonería ya que se consideraba que en sus manos estaba la formación de los futuros ciudadanos mexicanos. En lo que respecta a las contribuciones externas debidas a estas reformas destacaron la lucha por la abolición de los fueros militares y eclesiásticos, y la promoción de la separación de la iglesia del Estado. Estas y otras reformas fueron consumadas en las leyes de reforma encabezadas por el H.'. Benito Juárez entre 1859 y 1861.

Gracias a él una nueva constitución política fue aprobada en 1857, misma que cortó el poder de la Iglesia Católica Romana, comenzando así una nueva rebelión conservadora y una guerra civil conocida como “Guerra de Reforma”. Esta guerra finalizó con un triunfo liberal en 1861, las leyes de reforma fueron implementadas dándose en estas la separación iglesia-estado, la libertad de cultos, la institución del matrimonio civil y la secularización de las propiedades de la iglesia.

En tanto el gobierno liberal emanado del  R.'. N.'. M.'. encabezado por Benito Juárez aplicaba sus reformas, los conservadores continuaron con sus intentos de traer un monarca europeo para consolidar su modelo político. Gracias a las ambiciones expansionistas de Napoleón III, sus esfuerzos tuvieron éxito logrando imponer con ayuda del gobierno francés un imperio con Maximiliano de Hasburgo a la cabeza, aunque nunca pudieron controlar todo el territorio nacional.

Durante este período de la intervención francesa el R.'. N.'. M.'. abatió columnas formalmente y solo trabajaba bajo la forma de LLog.'. errantes o militares, sin embargo no claudica y vuelve a retomar la constitución y las leyes de reforma.

En 1916 el R.'. N.'. M.'. sostiene una guerra ideológica con Venustiano Carranza quién era el presidente de la república. Los masones mexicanos que eran diputados dirigidos por Francisco J. Mújica le ganan a los Carrancistas los articulos 3°, 27°, 123°, 130°, etc de la constitución de 1917. El proyecto de la constitución de Carranza fue reconstruido en los talleres del R.'. N.'. M.'. de tal manera que puede decirse que la constitución de 1917 expresa en su contenido los ideales masónicos.

Sin duda alguna la historia de la masonería en México es tan vasta e interesante que cualquier Mas.'. debe tener al menos las nociones básicas de cómo es que la masonería a incursionado en la vida tanto política, religiosa como económica de nuestro país. Una de las claves y actores principales en la historia de México es el R.'. N.'. M.'.

J.E.M.A.

Morelia, Mich, 15 de Abril del 2005

Bibliografía:
Historia de las Sociedades Secretas de Ramiro A. Calle.

 

COMENTARIOS AL AUTOR
madrizaguilar@yahoo.com.mx



Respetable Logia Simbólica "Constitución de Apatzingán" N° 5
Punto Geométrico:

Laguna del Carmen N° 178, Col. Ventura Puente, C.P. 58170, Oriente de Morelia, Michoacán de Ocampo, México.
TTrab.'. los viernes a las 20:30 horas en el Temp.'. "José Silva Moreno".
Escribenos a contacto@constituciondeapatzingan.org